jueves, 12 de febrero de 2015

Ricardo Salinas Tello (Santiago de Chile)





laf



1 comentario:


  1. Para el gran Joaquín desde Santiago de Chile



    Tantas veces cumplió tercos febreros
    esperando a su amor enamorado
    que deseaba cobrárselo al contado
    con locas despedidas de solteros.


    Un día amaneció entre ceniceros
    vengando con el humo fulminado
    la triste soledad del desgraciado,
    quejoso en su impericia de boleros.


    Pisó sesenta y seis sin esperanza
    de ver llegar un ángel despeinado
    y entonces, decidió tomar venganza.


    Limpió su corazón de infiel recado,
    aprendió a zapatear la nueva danza
    y amó, por vez primera a su pasado.



    Gracias, Ricky.

    ResponderEliminar