viernes, 27 de febrero de 2015

Nocheriega insolente (Maldonado, Uruguay)

Joaquín



Si estuviera mi amor aquí al ladito,
ten seguro que no escribiera nada;
mi boca con solaz y enamorada
calmaría la sed de su apetito.

Bebería su néctar cual mosquito,
chupara y moriría de embriagada,
las ánforas del éxtasis colmada
en brazos de mi dios, mi Joaquinito.

Los versos que rebasan de mis labios
se empeñan en llegar hasta sus labios
y hallar en su crueldad fina mirada.

El alma debe al cielo su morada.
El cuerpo encuentra paz en el sosiego
y el hombre de mi vida es gallo ciego.













laf

No hay comentarios:

Publicar un comentario